El factor más importante para que una página web se posicione bien en Google es…

Captura de pantalla 2018-05-15 a la(s) 17.51.54

Lo dice el mismo Google: “El contenido interesante y útil es el factor más importante para que una página web posicione bien en las búsquedas”.

El “contenido interesante y útil” es el que responde a las búsquedas de los usuarios. Porque a los clientes no les importas tú, ni tus productos, ni tus servicios,… Los clientes se interesan por ellos mismos, por sus necesidades y por sus deseos. Por eso es tan importante realizar una minuciosa investigación de “palabras clave”, para saber qué buscan tus clientes o, como le gusta decir a Google “qué intención de búsqueda tienen”.

Hay que ponerse en su lugar, pensar como ellos, imaginar qué palabras utilizan para buscar tus productos o servicios, suponer cuáles son sus necesidades y deseos,…

Porque las “palabras clave” de tu negocio pueden ser muchas y variadas. Recordemos que las palabras clave pueden ser tanto una única palabra como frases, que los usuarios utilizan para realizar búsquedas en Google (o en cualquier otro buscador). Y en esas búsquedas hay que tener en cuenta 2 factores:

  • no todos los usuarios son iguales- unos pueden utilizar palabras más técnicas, otros palabras más comunes; unos, palabras más genéricas y otros, más específicas
  • no todas las búsquedas responden a la misma intención- unas búsquedas tienen una intención comercial y otras tienen una intención informativa

Si tenemos en cuenta estos factores, podremos realizar una lista muy completa de palabras clave, que incluirá todos los tipos de palabras clave que puedan utilizar nuestros posibles clientes.

Una vez elaborado nuestro listado, hemos de comprobar si lo que nosotros pensamos que buscan es realmente lo que buscan. Se puede hacer con el Planificador de Palabras Clave de Google, por ejemplo, que nos muestra la cantidad de búsquedas reales aproximadas que tiene cada palabra clave. O con la herramienta KWFinder, que es gratuita y te permite 5 consultas al día sobre las búsquedas que tiene una palabra clave.

Así sabremos qué palabras nos pueden interesar y cuáles no, porque igual nosotros pensamos que los clientes utilizan una palabra para encontrarnos, pero luego los datos de Google nos dicen que no, que no utilizan esa palabra o palabras para encontrarnos, así que no merecerá la pena invertir tiempo ni recursos en ellas.

Una vez identificadas las palabras clave que de verdad nuestros clientes utilizan para encontrarnos, lo que hay que hacer es crear ese contenido interesante y útil que Google nos recomienda y responda a esas búsquedas. Se puede escribir sobre cualquier cosa, y cada empresa será la que mejor pueda hablar de sus productos y/o servicios. Lo que Google nos aconseja es que el contenido:

  • sea nuevo, aporte valor
  • sea original, no copiado (de hecho, Google penaliza el contenido copiado; es decir, si identifica un contenido copiado, no lo posiciona)
  • esté bien escrito, sin faltas de ortografía
  • sea fácil de leer, con títulos, subtítulos, párrafos no excesivamente largos,…
  • incluya las palabras clave de forma natural, evitando añadirlas más veces de forma innecesaria

Como veis, ese “contenido interesante y útil” no incluye nunca contenido comercial ni promocional. El contenido comercial no aporta valor a los clientes y no es lo que quieren recibir. Quieren que les ofrezcas ideas útiles, consejos, que les formes, que les enseñes,… Y al ofrecerles contenido de valor y relevante para ellos, se sentirán identificados con lo que les cuentas y se convertirán en clientes de forma natural.

Es tan importante el “contenido interesante y útil” que existe una técnica de marketing específica que lo promueve: el Marketing de Contenidos.

El Marketing de Contenidos, según el Content Marketing Institute, es una estrategia de marketing centrada en la creación y distribución de contenido de valor, relevante y coherente, para atraer y conservar un público específico, con el objetivo de generar acciones rentables de los clientes.

Es decir, el objetivo sigue siendo el mismo: impulsar acciones rentables para la empresa, por parte de los clientes. Pero el método utilizado varía: se trata de aportarles valor, para ayudarles a resolver sus problemas o satisfacer sus necesidades. Ya no vale eso de “bombardearles” con nuestros productos, nuestros servicios, nuestros beneficios,… yo, yo, yo,… El marketing de contenidos pretende atraer a los clientes, no interrumpirles.

Además, el marketing de contenidos analiza muy bien cuál es su público objetivo, y ofrece el contenido sólo a aquellos que haya determinado previamente que son los interesados en sus productos o servicios. Y como el contenido que ofrece será relevante, coherente y aportará valor para ellos, su público objetivo querrá leer los contenidos, compartirlos y volver a por más. (Fijaos la diferencia de este proceso con poner un anuncio publicitario en la radio o la televisión, que va dirigido a un público masivo y es totalmente intrusivo).

Por tanto, el “contenido interesante y útil” no solo nos ayudará a posicionar bien nuestra página web en los resultados de búsqueda de Google, sino que, además, nos ayudará a conseguir clientes fieles y en mayor cantidad que si ofrecemos contenido general, no específicamente pensado para nuestro público objetivo.

Así que… ¿cuál es tu estrategia? ¿apuestas por el contenido “interesante y útil” y por el Marketing de Contenidos? ¿o sigues hablando de ti mismo a tus clientes?

Esther Sánchez

 

 

 

Anuncios
Publicado en Marketing | Deja un comentario

¿Sabes la diferencia entre “seguir” a alguien y “estar conectado” con alguien en LinkedIn?

LinkedIn

Quizá LinkedIn es la menos “cool” de las redes sociales. Nadie pone en ella vídeos de gatitos, ni fotos de restaurantes de moda, ni de ciudades lejanas, ni de vestidos irresistibles. Porque LinkedIn va de trabajo. Y aunque el trabajo ya no es (afortunadamente) como la oficina de Jack Lemmon en la película “El apartamento”, en el trabajo se trabaja y no ha de importar tanto tu imagen, ni tus gustos, ni si estás “a la última” o no. Para eso existen otras redes sociales.

el_apartamento

Y como cada red social tiene su normas de funcionamiento, para contactar con alguien en LinkedIn, esa persona ha de aceptar tu invitación a estar conectados.

Tú descubres a alguien que te resulta interesante por el motivo que sea, quieres estar en contacto con él/ella y le envías una invitación a conectar (solo hay que hacer clic en el botón “Conectar” que aparece debajo de cada contacto en LinkedIn, añadiendo una frase presentándote o comentando el motivo por el que deseas contactar con esa persona).

Pero… ¿qué pasa si esa persona tan interesante para ti nunca acepta tu invitación a conectar contigo? En esos casos, lo que podemos hacer es “Seguir” a esa persona, aunque no estemos conectados.

¿Qué diferencias hay entre “Seguir” a una persona y “Estar conectados”?

  • Cuando “estás conectado” a una persona, puedes ver toda su actividad en tu página de LinkedIn; y también puedes enviarle mensajes. Al mismo tiempo, la otra persona podrá ver tu actividad en su página de LinkedIn y podrá enviarte mensajes
  • Cuando “sigues” a una persona, puedes ver toda su actividad en tu página de LinkedIn, pero no puedes enviarle mensajes. Y al contrario, la otra persona no verá tu actividad en su página de LinkedIn ni podrá enviarte mensajes

¿Cómo “Seguir” a una persona en LinkedIn? Es muy fácil: debajo del nombre de cada persona en LinkedIn, verás los botones “Conectar”, “Enviar mensaje” y el botón “Más…”. Si haces clic en este último botón “Más…”, aparecerá la opción “Seguir”. Haces clic y ya estás siguiendo a esa persona.

Cómo_seguir_a_alguien_en_LinkedIn

¿Cómo saber si otras personas me “Siguen” a mí en LinkedIn? Cualquier persona puede seguir a otra en LinkedIn (si ambas tienen un perfil en la red social). Por eso, puede que haya personas que te “siguen” a ti en LinkedIn, sin “estar conectadas” contigo. ¿Cómo lo puedes saber? Muy fácil: vas a tus publicaciones en LinkedIn -> en el menú principal de LinkedIn, haces clic en “Yo” y después en “Publicaciones y actividad”.

Ver_publicaciones_Linkedin

De entre todas tus publicaciones, ve a alguna publicación que hayas recomendado (no que hayas publicado tú o que hayas compartido), haces clic en los puntos suspensivos que aparecen en la parte superior derecha de la publicación, después haces clic en la opción “Mejorar mi feed” y te lleva a una pantalla con todos tus contactos.

Mejorar_mi_feed_LinkedIn

En la parte superior de la pantalla (debajo del menú general de LinkedIn), aparecen 2 cifras:

  • “Siguiendo”: las personas o empresas a las que sigues
  • “Seguidores”: las personas o empresas que te siguen

Si las cifras que aparecen son distintas, quiere decir dos cosas: que sigues a personas o empresas que no te siguen. O que te siguen personas que tú no sigues.

Para saber quién te está siguiendo sin que estéis conectados, ve a la cifra de “Seguidores”, haz clic en ella y verás todas las personas que te siguen. En ese listado de todos tus seguidores, aparecen en primer lugar las personas que te siguen sin estar conectadas a ti; lo sabrás porque debajo de esas personas aparece la opción “+ Seguir”, por si tú también quieres empezar a seguirlas.

Si haces clic en la cifra de “Siguiendo” verás todas las personas o empresas que sigues.

Y en la opción “Sigue nuevas perspectivas“, LinkedIn te sugiere personas, empresas, temas,… que puedes empezar a seguir. Te los sugiere o bien porque sean personas o temas populares, o bien porque tus contactos siguen a esas personas o temas. Y ya sabes que LinkedIn siempre piensa que “los amigos de tus amigos pueden ser tus amigos”.

Y con esto, ya sabes cómo seguir a alguien que no ha aceptado tu invitación a conectar en LinkedIn. Y también ya sabes quién te sigue a ti aunque no estéis conectados.

Espero que el artículo te haya resultado útil. Si tienes alguna duda sobre los seguidores o los contactos en LinkedIn, estaré encantada de ayudarte!

Esther Sánchez

Publicado en Marketing, Socialmedia | Deja un comentario

¿Qué libro os gustaría releer?

que_libro_releer

Hace unos meses, hablando con unos amigos, uno de ellos describió a otra persona como un “hombre gris”; quería decir que era alguien así como soso, sin muchas alegrías en su vida, un hombre rutinario,… Pero tras escuchar esa descripción yo me acordé al momento de los “hombres grises” del libro “Momo”, de Michael Ende. Leí el libro varias veces cuando era pequeña, pero lo había olvidado por completo y, de repente, volvía a mi cabeza. No lo encontré en mi casa, así que fui a unos grandes almacenes a comprarlo y cuando pregunté a la dependienta por el libro, mi sorpresa fue que me llevó a la zona de “Libro infantil y juvenil”. ¿? ¿”Momo” es un libro infantil o juvenil? ¿Porque sale una niña que se hace amiga de otros niños? ¿Porque tiene a una tortuga como mascota? No quiero ser “spoiler”, pero a pesar de ser un libro protagonizado por una niña, a mí no me parecía un libro infantil. Más bien me parece un libro atemporal y sin un público determinado, ya que lo pueden disfrutar por igual niños y adultos.

El caso es que compré otra vez el libro en papel (los buenos libros hay que leerlos en papel) y fue maravilloso. No solo por volver a leer la historia de Momo, por volver a encontrarme con ella y con la tortuga Casiopea,… ¡por volver a sentarme en el anfiteatro junto al resto de niños!,… incluso por volver a aborrecer a los “hombres grises”; también fue maravilloso porque yo era la misma persona que había leído el libro de pequeña y ahora lo volvía a leer, pero a la vez yo ya no era la misma persona… Entonces la lectura era distinta, “veía” cosas que de pequeña no podía “ver”, interpretaba frases de otra manera e incluso imaginaba las escenas de diferente forma… ¡Era como magia!

Fue tan divertido e inspirador volver a leer un libro que había disfrutado tanto de pequeña, que quise más- volví a  leer “Colmillo blanco“, de Jack London; “Matilda“, de Roald Dahl; “El Principito“, de Antoine de Saint-Exupéry;… Y siempre fue la misma sensación: acordarme de mí misma leyendo el libro de pequeña, recordar vagamente la historia y descubrir mil detalles nuevos u olvidados en cada libro re-leído.

Por eso me he hecho fan total de releer libros. Cuando somos pequeños, releemos continuamente: “-mamá, léeme el cuento otra vez. -¿otra vez? ¡si ya te lo he leído 20 veces! -si, pero es que me gusta mucho…”. Y así todos los días. Pero cuando somos adultos, cambiamos completamente el discurso y pasamos al “-¿este libro? ya me lo he leído”. Y ahí se acaba la conversación. Ya no sigue así, en plan: “-¿y te gustó? -sí. -¿y por qué no lo lees otra vez?”. Nadie nos pregunta por qué no leemos un libro otra vez. Quizá porque nadie lee nunca un libro otra vez.

Así que hoy que es el Día del Libro, me gustaría que me recomendarais libros que vosotros releeriais hoy. Esos que leísteis cuando erais pequeños, os encantaron y no habéis vuelto a leer. ¿Os acordáis de esos libros? Puede que sean “Las aventuras de los cinco”, “Los Hollister”, “Fray Perico y su borrico”, “El pirata Garrapata”, “Charlie y la fábrica de chocolate”, “Dragones y mazmorras”, “El Pampinoplas”, “El pequeño Nicolás”, “Manolito gafotas”, “Harry Potter”,… ¡o cualquier otro! Porque mi lista quizá es un poco “ochentera”, de los libros que leíamos los de la “EGB”, pero seguro que hay muchos libros de “millenials” o de niños que estudiaron antes de la “EGB” que son igualmente maravillosos y yo no conozco. ¿Os animáis a releerlos? ¡Seguro que no os decepcionan! ¿Qué libro os gustaría releer? Contadmelo y yo los leeré y releeré encantada. ¡Mil gracias por vuestros comentarios!

¡Feliz Día del Libro!

Esther Sánchez

Publicado en Libros | Deja un comentario

5 acciones de marketing digital B2B que funcionan y puedes poner hoy mismo en marcha

marketing_para_pymes

¿Eres una empresa que vende a otras empresas y no sabes por dónde empezar tu estrategia de marketing online?

Aquí te dejo 5 acciones de marketing digital que funcionan, tanto si eres una empresa pequeña, como una grande. Y lo mejor es que puedes empezar a ponerlas en marcha hoy mismo:

1. Mantén actualizada tu página web

Hoy en día todas las empresas tienen una web, ¿verdad? Pero te sorprendería la cantidad de empresas que la tienen desactualizada. Y tener una web obsoleta es casi como no tenerla. Un cliente del siglo XXI ya no tolera una web con un diseño anticuado, de la misma forma que no entraríamos en una tienda con aspecto viejo y descuidado. Porque la página web es el equivalente a tu “tienda”, no lo olvides, así que has de “limpiarla” y “decorarla” prácticamente a diario.

Hacer una web básica, en la que presentas la empresa y tus productos y/o servicios, es relativamente fácil con programas como WordPress. Así que deberías dedicar tiempo a hacer la web que encaja con vuestro estilo de empresa y que refleje vuestra visión, vuestra misión y vuestros valores. Si no hay nadie en la empresa que sepa utilizar WordPress, te recomendaría que alguna persona del equipo haga un curso sobre el editor web y te sorprenderá todo lo que será capaz de hacer en poco tiempo. Porque no hay que ser diseñador gráfico ni programador para hacer una página web muy decente. Y si la hace alguien de la empresa, tendréis la ventaja de que conocerá tanto el estilo y “look” de la empresa (la imagen que queréis transmitir), como los productos y/o servicios que ofrecéis.

Otra opción es contratar una empresa externa que realice la web. Esta opción es plausible si ninguna persona puede dedicar el tiempo necesario a la web, si queréis una web más compleja o si queréis incluir opciones de venta “on-line” (lo que se conoce como un “e-commerce”). Con vuestras indicaciones, una empresa externa o un diseñador web hará la página que más se ajusta a vuestras necesidades y también os aportará sus ideas y experiencia.

2. Crea un blog dentro de la página web

Un blog puede ser algo que te diferencie de tu competencia, porque todavía son pocas las empresas que venden a empresas (B2B) que tienen y mantienen un blog. Y es bastante fácil de hacer.

Una vez que tienes tu web actualizada, añadirle un blog significa que alguna persona de la empresa que conoce los productos o servicios que ofreceis, escribe un artículo sobre alguno de ellos. No tiene que ser un artículo larguísimo, aunque es cierto que a Google le gusta que haya suficiente contenido. Pero seguro que casi todos los empleados de la empresa son capaces de escribir largo y tendido sobre los productos o servicios que ofrecéis.

¿Cada cuánto tiempo hay que publicar en el blog? Cada empresa decide la estrategia a seguir: si no disponéis de mucho tiempo, podéis publicar un artículo al mes, o cada 2 meses. Y si las personas del equipo se motivan, podéis publicar con más frecuencia. Recuerda que los empleados son los que más saben de la empresa, de sus productos y sus servicios, así que deberían ser capaces de escribir un artículo cada cierto tiempo. Se pueden utilizar técnicas de “gaming” (juegos y/o concursos) para animarles a escribir y recompensarles de alguna manera por ello. ¡Les encantará participar!

¿Y qué publicar en el blog? Cada empresa decide su estrategia, pero recuerda que los artículos de un blog siempre han de aportar valor al cliente, nunca han de ser puramente comerciales. Serán por tanto artículos más atemporales, que resuelvan dudas de tus clientes, les aclaren conceptos, les enseñen cosas,… Un blog no es un folleto comercial ni un catálogo, es un “extra” de valor que ofreces a tus clientes.

3. Crea una página de empresa en LinkedIn

¿Aún no tienes una página de empresa en LinkedIn? Pues deberías hacerla lo antes posible. Te llevará 15 minutos crear tu página de empresa en LinkedIn y los beneficios son numerosos. LinkedIn es la red social más profesional, así que si vendes a otras empresas deberías estar en ella sí o sí. E igual que la página web corporativa, la página de empresa en LinkedIn ha de estar actualizada con noticias y contenido de valor para tu cliente.

¿Cada cuánto tiempo hay que publicar en LinkedIn? Cada empresa decide la estrategia a seguir: si no teneis mucho tiempo, podéis poner una noticia a la semana, o cada 10 días. Y si alguien del equipo puede dedicarle más tiempo a esta red social, podéis publicar más a menudo. Te sorprenderá la visibilidad que conseguís con estas pequeñas publicaciones.

¿Y qué publicar en LinkedIn? Cada empresa decide su estrategia; yo recomiendo un mix de 3 tipos de contenido: informativo (eventos/ferias en los que va a participar la empresa, nuevos productos/servicios que ofrezca, actualizaciones de productos,…), contenido más promocional (descuentos, ofertas, promociones,…) y contenido de valor, más atemporal (consejos, cómo utilizar un producto o servicio, trucos,…; si la empresa tiene un blog, se podría enlazar este tipo de publicaciones con el artículo en el blog).

De lo que se trata es de ofrecer todo tipo de contenidos a los clientes y contactos, no utilizar LinkedIn como una plataforma puramente promocional. A los clientes y contactos no les gusta que les estés “vendiendo” todo el rato, sobre todo cuando no se encuentran en la fase de “comprar”. Cada cliente está en una fase distinta en el proceso de relación con la empresa y por eso hay que ofrecer contenido para todos.

¿Cómo configurar una página de empresa en LinkedIn? Hay que ir a “Productos” en la parte derecha del menú de arriba, luego ir a “Páginas de empresa” (es la última opción del listado que aparece) y el propio LinkedIn te ayuda a configurar la página.

4. Crea un canal de empresa en YouTube

¿Aún no tienes un canal de empresa en LinkedIn? Pues deberías hacerlo lo antes posible. Te llevará 15 minutos crear tu canal de empresa en YouTube y los beneficios son numerosos. YouTube no lo ven solo los jóvenes, ¿verdad? Todos buscamos información en Google y si aparece un vídeo explicativo de algo, lo vemos. Así que tener un canal de vídeos propios hará que seas más visible cuando tus clientes y contactos busquen tus productos y/o servicios en Google o en YouTube (recuerda que YouTube pertenece a Google).

¿Cada cuánto tiempo hay que publicar en YouTube? Cada empresa decide la estrategia a seguir: si no tenéis mucho tiempo, podéis poner un vídeo al mes, o cada 2 meses. Y si  alguien del equipo puede dedicarle más tiempo a esta red social, podéis publicar más a menudo (1 o 2 veces a la semana).

¿Y qué publicar en YouTube? Dependerá de tu negocio, pero seguro que podéis hacer un vídeo de alguno de vuestros productos siendo utilizados por un cliente, o un tutorial sobre cómo utilizarlo, o trucos, o un vídeo de un cliente hablando de su experiencia con tu producto o servicio,… solo hay que ponerse en la piel de tu cliente, pensar qué le gustaría ver en un vídeo, echarle imaginación,… ¡y a grabar!

¿Cómo grabar los vídeos? Si no dispones de presupuesto para contratar a profesionales que te graben y editen el vídeo, no te preocupes. Hoy en día se pueden grabar vídeos muy decentes con cualquier móvil. En general, el objetivo de un canal de empresa en YouTube no es mostrar vídeos espectaculares, sino vídeos útiles, que ayuden a tus clientes.

Y recuerda: nadie retiene su atención en un vídeo durante mucho tiempo, salvo que el contenido del vídeo lo justifique por algún motivo (un tutorial, una entrevista,…). Así que los vídeos de entre 1 y 3 minutos son los preferidos por los usuarios en general. Con esa duración, tienes más posibilidades de que vean el vídeo entero y así tú puedes hacerles llegar tu mensaje.

¿Cómo crear un canal empresa en YouTube? Entra en YouTube, haz clic en “Iniciar sesión” en la parte superior derecha e introduce tu email (el de gmail) y tu contraseña. Después, en la parte superior izquierda, haz clic en “Mi canal”, después en “Utiliza un nombre de empresa u otro nombre” y así tu canal tendrá el nombre de la empresa. ¡Y ya tienes tu canal en YouTube! Sólo queda personalizarlo con una foto de cabecera (la más grande), una foto de perfil (puede ser el logo u otra foto más pequeña) y una breve descripción del canal.

5. Realiza “email marketing”

El email como medio de comunicación con tus clientes sigue funcionando a las mil maravillas. No todos los clientes tienen un perfil en redes sociales, pero todos sí tienen un email. Así que hay que aprovechar este medio.

Recuerda que solo puedes enviar comunicaciones a los clientes que hayan aceptado recibirlas, esta es la base del email marketing. Así que si no tienes su aprobación, has de obtenerla. Un buen momento para conseguir su visto bueno es cuando se dan de alta como clientes. En la ficha de alta, puedes añadir un apartado en el que les pides permiso para enviarles comunicados y notificaciones. Si redactas bien esa frase, suelen acceder a que les envíes información.

Y para conseguir la aprobación de los clientes existentes, puedes aprovechar el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que es la nueva ley sobre protección de datos de carácter personal en el seno de la Unión Europea, que será de plena aplicación el 25 de mayo de 2018. Con motivo de esta nueva normativa, puedes ponerte en contacto con tus clientes existentes y pedirles el consentimiento explícito para enviarles información, como exige el reglamento.

Una vez que tenemos su consentimiento explícito, el envío de emails de forma periódica es una potente manera de estar en contacto con los clientes. Les mantienes informados de novedades, promociones, les invitas a eventos, a formaciones, les preguntas su opinión sobre temas relevantes,…

El tono de los emails siempre ha de ser amable y cercano y en todos los emails has de incluir la opción de que el cliente se dé de baja de los comunicados.

Te aseguro que estas 5 acciones de marketing funcionan. Y cuestan muy poco dinero. Solo hay que invertir tiempo. Y la rentabilidad que obtendrás te hará seguir utilizándolas para siempre.

En otro artículo explicaré más en detalle cada una de las acciones. Pero con estas ideas generales, ¡ya puedes empezar a poner en marcha el marketing digital en tu empresa!

Si tienes alguna duda sobre alguna de las acciones, o algún comentario, o quieres saber más sobre alguna acción en concreto, no dudes en escribirme. Y si pones en práctica alguna de las acciones y quieres contarme qué tal te ha ido, estaré encantada de leer tu experiencia!

Esther Sánchez

 

Publicado en Marketing | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Crónica emocional del PRO MARKETING DAY 2018

ProMarketingDay_imagen.png

Esa fue la diapositiva más impactante del PRO MARKETING DAY celebrado ayer en Madrid, la famosa frase de Jim Rohn: “Eres la media de las 5 personas con las que pasas más tiempo“. La mostró Lucas García durante su presentación.

Aunque, ahora que lo pienso,… ¿no fue un evento de marketing? ¿la diapositiva más impactante del día no debería hablar de CTR’s, de SERP’s, de SEO, de analítica digital, de neuromarketing,… o de algo parecido? Sí, puede ser, pero es que Gemma Fillol nos dijo que debíamos hablar a nuestro público desde las tripas y desde el corazón; que debíamos emocionar. Y a mí esa diapositiva de Lucas fue la que me emocionó.

Me emocionó porque el Sr. Rohn tiene toda la razón del mundo. Porque las personas nos definimos por las otras personas que nos rodean. Y en esa definición es donde descubrimos quiénes somos y lo que nos apasiona. Y con nuestro público solo deberíamos hablar de lo que nos apasiona.

Porque “el 90% de todo es basura” (esta ley de Sturgeon también la mostró Lucas García). Así que si vas a comunicar algo, ha de ser relevante, ha de impactar, ha de emocionar… Si no comunicas así, tú y tu contenido iréis directamente al cubo de la basura. Antes o después. Pero iréis. Y si comunicas lo que te apasiona, la gente te va a seguir. Y les va dar igual que les escribas un artículo de 100 palabras o de 100 000. Se lo van a leer.

Dicen que la gente no lee, que “escanea”. Pero lo que la gente escanea es la mediocridad. La honestidad sí que se la leen. Cada palabra. ¿Creéis que la gente escanea “El Principito”? No, la gente se lo lee. Entero. Todas las palabras. No se salta ni una. Y las relee. Y apunta las frases en un papel. Porque “El Principito” es honesto. Como deberían ser todas tus comunicaciones con el cliente. La gente siempre se lee lo honesto, lo verdadero.

Y después de ser honesto, pues sí, tendrás que ver qué tal has colocado tus palabras clave, cómo posicionas en Google, qué tal esos títulos y subtítulos, y las URL’s,… pero en eso te pueden ayudar Bruno Vázquez-DoderoFernando RubioElena CharameliErnesto Bustamante,  Javier Balcázar, David Campos,… u otros cracks del marketing que vimos ayer. Incluso puedes llamar a Chuiso si te “spamean”, a Keka Sánchez si te persigue un “hater”, a Paloma Llaneza para resolver tus dudas legales,… Pero el contenido, ese que está en tus tripas y en tu corazón, solo lo puedes comunicar tú.

Todo esto tan importante y muchísimo más (que contarán otros posts maravillosos) aprendimos ayer en el PRO MARKETING DAY, de la mano de unos ponentes excepcionales.

Por cierto, ¿os imaginais ser la media de todas las personas que forman parte de Aula CM?

Esther Sánchez

Publicado en Marketing, Socialmedia | Etiquetado | 2 comentarios